Consejos

Cepillos de dientes. ¿ Como elegir un cepillo de dientes adecuado?

Tener la mejor de las sonrisas y una salud bucodental perfecta es fácil, sólo hay que prestarle la debida atención. Adquirir unos buenos hábitos y rutinas de higiene, mantener una dieta sana y equilibrada y acudir a citas periódicas con el dentista son las 3 premisas básicas que hay que seguir desde el principio

 

 

Los cepillos de dientes son fundamentales para mantener la higiene de nuestra dentadura y encía. Por ello escoger uno o es algo que se deba de hacer de manera aleatoria.

Y es que en el mercado existen muchas variantes y cada una de ellas responde a un tipo de dentadura y a unas necesidades, lo que nos ayuda a eliminar los restos de comida que se hayan quedado en los espacios interdentales o en la superficie de las piezas dentales.

Podemos encontrar diferentes tipos de cepillos de dientes. Los más habituales son los manuales y los eléctricos, aunque en cada una de las categorías hay gran diversidad de ellos. Veamos sus principales características:

  • Cepillos manuales. Son aquellos que necesitan de nuestra energía para poder hacer su cometido. En este ámbito podemos encontrar:
    1. Cepillos manuales de cerdas duras. Son cepillos de dientes que tienen cerdas de gran grosor y que están pensados para las bocas sanas. Estos cepillos retirar los restos de la comida sin problema alguno. Eso sí, hay que tener cuidado de no hacer movimientos muy insistentes pues podríamos dañar el esmalte de las piezas dentales o la encía.
    2. Cepillos manuales de cerdas intermedias. Son cepillos que tienen unas cerdas de grosor intermedio, especialmente pensado para personas que tienen la boca sana pero tienen un grado de sensibilidad media a la presión de un cepillado agresivo.
    3. Cepillos manuales de cerdas blandas. Son cepillos especialmente pensados para personas que tienen las encías y la encía sensibles. Con ellos evitamos el sangrado que suele aparecer en las encías al realizar un cepillado con otro tipo de cerdas más grueso.
  • Cepillos con cabezal ortodóncico. Se trata de un cepillo de dientes especialmente pensado para la limpieza de los brackets, por lo que es muy útil para quienes usan este tipo de elementos. 

 

  • Cepillos eléctricos. Son aquellos cepillos que tienen una pila o una batería y que al accionarse consiguen que las cerdas del mismo se muevan en distintas direcciones. Lo que provoca que, al entrar en contacto con nuestras piezas dentales, consigan retirar los restos de comida que pueda haber con mucha facilidad.

 

  • Cepillos de dientes interproximales. Son aquellos que se empleanpara eliminar el sarro que se acumula entre los dientes. Los podemos encontrar de diferentes grosores con el objetivo de que se pueda adaptar a las necesidades personales.

 

  • Cepillo periodontal. En este caso, el cepillo de diente se compone de dos cerdas muy suaves que permiten eliminar los restos de la comida que se encuentra en los espacios que hay entre las diferentes piezas dentales.

 

-OMIDENTAL

Consejos

Halitosis

Muchos pacientes nos consultan en referencia al temido fantasma del mal aliento, la halitosis. En Omidental, cuidamos todos los aspectos de tu salud bucodental y los síntomas que te alertan y a los que debes atender.

El mal aliento o halitosis es una problema para las personas que lo padecen por el olor desagradable que pueden llegar a tener en la boca  y que según los estudios afecta a gran cantidad de personas en aspectos de las relaciones interpersonales.

Los hábitos en ocasiones escasos de higiene bucal o enfermedades bucales de diferente origen pueden provocarla. Muchas veces generado por la placa bucal o problemas periodontales, caries, el tabaco … se conoce este tipo como halitosis oral.

La halitosis extraoral, siendo de otro tipo, es la causada fuera de la boca como su nombre lo indica. La más común es la originada por trastornos en el aparato respiratorio, sistema digestivo o por problemas hepáticos o renales.

El mal olor de tu boca tiene que ver con las bacterias y las causas pueden ser entre otras:

  • La disminución de la salivación durante el sueño,  puede causar mal aliento por las mañanas.
  • Tabaquismo, es una causas más frecuente de la aparición de la halitosis
  • Los alimentos que consumes tales como el ajo, la cebolla, el alcohol también puedes causar mal aliento
  • La falta o inadecuada higiene bucodental, provoca el aumento de las bacterias.
  • Infecciones víricas , sinusitis o enfermedades digestivas pueden desencadenar en halitosis.
  • Algunos medicamentos, favorecen la sequedad de la boca, otros liberan sustancias químicas y pueden provocar mal olor.

Los tratamientos para la halitosis se basan en el caso de la de origen oral, en la disminución de las bacterias que causas ese incómodo olor, que en ocasiones se convierten en un problema social y que lleva al aislamiento de quien lo padece. Para ello, se realiza en un primer lugar una limpieza bucal profesional y siempre se dan indicaciones al paciente para mantener una buena higiene.

Es muy aconsejable beber mucha agua,  la hidratación hace que la saliva mantenga el adecuado ph y lleva a raya a las bacterias. Mascar chicle sin azúcar también ayuda a producir más saliva y beber zumos de cítricos con lo que favorece para hacer que las bacterias no proliferen.

En cualquier caso siempre que notes cambios o modificación en la saliva, es muy importante que consultes con tu odontólogo ya que puede llevar consigo problema mayores.
En Omidental, contamos con los mejores profesionales que te aconsejarán si padeces este problema.

¡Encantados de Atenderte!