Consejos

Cepillos de dientes. ¿ Como elegir un cepillo de dientes adecuado?

Tener la mejor de las sonrisas y una salud bucodental perfecta es fácil, sólo hay que prestarle la debida atención. Adquirir unos buenos hábitos y rutinas de higiene, mantener una dieta sana y equilibrada y acudir a citas periódicas con el dentista son las 3 premisas básicas que hay que seguir desde el principio

 

 

Los cepillos de dientes son fundamentales para mantener la higiene de nuestra dentadura y encía. Por ello escoger uno o es algo que se deba de hacer de manera aleatoria.

Y es que en el mercado existen muchas variantes y cada una de ellas responde a un tipo de dentadura y a unas necesidades, lo que nos ayuda a eliminar los restos de comida que se hayan quedado en los espacios interdentales o en la superficie de las piezas dentales.

Podemos encontrar diferentes tipos de cepillos de dientes. Los más habituales son los manuales y los eléctricos, aunque en cada una de las categorías hay gran diversidad de ellos. Veamos sus principales características:

  • Cepillos manuales. Son aquellos que necesitan de nuestra energía para poder hacer su cometido. En este ámbito podemos encontrar:
    1. Cepillos manuales de cerdas duras. Son cepillos de dientes que tienen cerdas de gran grosor y que están pensados para las bocas sanas. Estos cepillos retirar los restos de la comida sin problema alguno. Eso sí, hay que tener cuidado de no hacer movimientos muy insistentes pues podríamos dañar el esmalte de las piezas dentales o la encía.
    2. Cepillos manuales de cerdas intermedias. Son cepillos que tienen unas cerdas de grosor intermedio, especialmente pensado para personas que tienen la boca sana pero tienen un grado de sensibilidad media a la presión de un cepillado agresivo.
    3. Cepillos manuales de cerdas blandas. Son cepillos especialmente pensados para personas que tienen las encías y la encía sensibles. Con ellos evitamos el sangrado que suele aparecer en las encías al realizar un cepillado con otro tipo de cerdas más grueso.
  • Cepillos con cabezal ortodóncico. Se trata de un cepillo de dientes especialmente pensado para la limpieza de los brackets, por lo que es muy útil para quienes usan este tipo de elementos. 

 

  • Cepillos eléctricos. Son aquellos cepillos que tienen una pila o una batería y que al accionarse consiguen que las cerdas del mismo se muevan en distintas direcciones. Lo que provoca que, al entrar en contacto con nuestras piezas dentales, consigan retirar los restos de comida que pueda haber con mucha facilidad.

 

  • Cepillos de dientes interproximales. Son aquellos que se empleanpara eliminar el sarro que se acumula entre los dientes. Los podemos encontrar de diferentes grosores con el objetivo de que se pueda adaptar a las necesidades personales.

 

  • Cepillo periodontal. En este caso, el cepillo de diente se compone de dos cerdas muy suaves que permiten eliminar los restos de la comida que se encuentra en los espacios que hay entre las diferentes piezas dentales.

 

-OMIDENTAL

Consejos

Medidas preventivas para terminar con la sensibilidad dental

Hoy desde Omidental te acercamos algunas de las principales claves para terminar con la sensibilidad dental que puede llegar a afectar tu calidad de vida y que son reconocidas por las principales profesionales de la odontología.

En la actualidad se han podido identificar muchas enfermedades que pueden presentarse en la boca, trayendo graves y desagradables efectos. La sensibilidad dental, es sin dudas una de las que más afecta a personas de todas las edades, manifestándose a través de “puntadas” o molestias generalizadas que son muy incómodas.

En algún momento todos hemos sufrido de ello y es un problema que deriva de la retracción de las encías y del desgaste del esmalte de nuestros dientes. Afortunadamente existen tratamientos para contrarrestar esta desagradable molestia de manera profesional y de la mano de un especialista.

Pero, ¿Sabes en qué consiste la sensibilidad dental? 

Hoy en día una de las principales molestias que las personas pueden presentar en sus dientes es sin duda alguna la sensibilidad dental, reportada en una gran parte de los pacientes que se acercan a Omidental. Esta se puede manifestar al consumir algún alimento o bebida que esté fría o caliente en igual intensidad.

Se produce principalmente debido a la pérdida de la capa que rodea los nervios de nuestros dientes, producto del desgaste del esmalte que lo rodea. Este puede ir colocándose más delgado con el paso del tiempo, lo que genera obviamente una menor protección al nervio y la exposición natural a los cambios térmicos.

Entre las principales causas de la sensibilidad dental están las siguientes: retracción de las encías que es cuando nos cepillamos de una manera inadecuada o por la edad del paciente, consumo de bebidas ácidas que con el paso del tiempo van erosionando el esmalte, haciendo que cada vez el nervio del diente esté menos protegido.

Otra de las causas es el rechinamiento de los dientes, el cual puede desencadenar en sensibilidad dental no sólo en uno, sino en todos los dientes. El cepillado de manera incorrecta, enfermedades en las encías y dientes quebrados, pueden ser otras de las causas.

Para contrarrestar los desagradables efectos de la sensibilidad dental, lo primero que debemos hacer es identificar que lo provoca, recordando que siempre los especialistas podrán diagnosticar de manera rápida y certera sus orígenes.

De igual manera, existen otras recomendaciones para evitar o tratar la sensibilidad dental, tales como: el uso de un cepillo dental que tenga cerdas suaves, cepillarse correctamente, evitando así la retracción de las encías, así como la abrasión del esmalte dental con pastas dentales muy agresivas.

Utiliza cremas dentales especiales para tratar la sensibilidad, o simplemente acércate a Omidental y te contamos que tratamientos son los adecuados para reforzar el recubrimiento dental y terminar con la sensibilidad.

 

 

Cuidados de Implantes

EL TABAQUISMO, ENEMIGO DE LOS IMPLANTES

EL TABAQUISMO, ENEMIGO DE LOS IMPLANTES

El tabaco es por todos sabido un riesgo para nuestra salud en general de las personas. No sólo por el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o respiratorias entre otras,  sino también por la probabilidad de poder padecer cáncer como entre las más graves. Es por ello que el tabaquismo es también el enemigo de los implantes, atentando contra nuestra salud bucodental.

En nuestra boca la influencia del tabaco tampoco aporta beneficios. La nicotina puede dañar la mucosa o afectar a la glándula salivares, está  más que comprobado que los fumadores acumulan más placa y sarro.

El enemigo de tus implantes no podemos negar que es el tabaco, empezando porque la nicotina produce una alteración de los tejidos blandos además de una disminución en el riego haciendo que la cicatrización sea más lenta con lo que aumenta el riesgo de infección.

Un implante a grandes rasgos es una tornillo en el  hueso de la mandíbula. La osteointegración, este proceso es el más  importante porque de ello depende el éxito del proceso, ya que es cuando se integra el implante al hueso. Se debe llevar una correctísima higiene bucal y evitar las infecciones.

Los fumadores en el proceso osteointegración, tienen más posibilidades de complicaciones, ya no sólo porque la nicotina haga más lento el proceso de cicatrización, sino también por la proliferación bacteriana. No se nos puede olvidar que los efectos en la boca del tabaco no son buenos, desde mayor predisposición a padecer en enfermedades  en las encías por la mayor acumulación de placa hasta cosas más graves, con lo que todo suma.

El mejor consejo y el primero si vas a someterte a un proceso de implantología es:

  • Dejar de fumar, pero si no es posible reduce el consumo al mínimo durante la primera semana tras la operación.
  • Una vez al día utilizar hilo dental y lenguaje bucal.
  • No pierdas ninguna visita de revisión para garantizar que todo va bien
  • Baja el consumo de azúcares.
  • No dejes de consultar con tu especialista ante cualquier duda.o irregularidad.

Omidental como especilistas en implantología, te aporta los mejores consejos para que el procedimeinto que te hayas realizado sea siempre un éxito completo.

Ponte en manos de los mejores especialistas para que puedas recuperar tu salud bucodental.

 

¡Encantados de Atenderte!