Consejos

Cepillos de dientes. ¿ Como elegir un cepillo de dientes adecuado?

Tener la mejor de las sonrisas y una salud bucodental perfecta es fácil, sólo hay que prestarle la debida atención. Adquirir unos buenos hábitos y rutinas de higiene, mantener una dieta sana y equilibrada y acudir a citas periódicas con el dentista son las 3 premisas básicas que hay que seguir desde el principio

 

 

Los cepillos de dientes son fundamentales para mantener la higiene de nuestra dentadura y encía. Por ello escoger uno o es algo que se deba de hacer de manera aleatoria.

Y es que en el mercado existen muchas variantes y cada una de ellas responde a un tipo de dentadura y a unas necesidades, lo que nos ayuda a eliminar los restos de comida que se hayan quedado en los espacios interdentales o en la superficie de las piezas dentales.

Podemos encontrar diferentes tipos de cepillos de dientes. Los más habituales son los manuales y los eléctricos, aunque en cada una de las categorías hay gran diversidad de ellos. Veamos sus principales características:

  • Cepillos manuales. Son aquellos que necesitan de nuestra energía para poder hacer su cometido. En este ámbito podemos encontrar:
    1. Cepillos manuales de cerdas duras. Son cepillos de dientes que tienen cerdas de gran grosor y que están pensados para las bocas sanas. Estos cepillos retirar los restos de la comida sin problema alguno. Eso sí, hay que tener cuidado de no hacer movimientos muy insistentes pues podríamos dañar el esmalte de las piezas dentales o la encía.
    2. Cepillos manuales de cerdas intermedias. Son cepillos que tienen unas cerdas de grosor intermedio, especialmente pensado para personas que tienen la boca sana pero tienen un grado de sensibilidad media a la presión de un cepillado agresivo.
    3. Cepillos manuales de cerdas blandas. Son cepillos especialmente pensados para personas que tienen las encías y la encía sensibles. Con ellos evitamos el sangrado que suele aparecer en las encías al realizar un cepillado con otro tipo de cerdas más grueso.
  • Cepillos con cabezal ortodóncico. Se trata de un cepillo de dientes especialmente pensado para la limpieza de los brackets, por lo que es muy útil para quienes usan este tipo de elementos. 

 

  • Cepillos eléctricos. Son aquellos cepillos que tienen una pila o una batería y que al accionarse consiguen que las cerdas del mismo se muevan en distintas direcciones. Lo que provoca que, al entrar en contacto con nuestras piezas dentales, consigan retirar los restos de comida que pueda haber con mucha facilidad.

 

  • Cepillos de dientes interproximales. Son aquellos que se empleanpara eliminar el sarro que se acumula entre los dientes. Los podemos encontrar de diferentes grosores con el objetivo de que se pueda adaptar a las necesidades personales.

 

  • Cepillo periodontal. En este caso, el cepillo de diente se compone de dos cerdas muy suaves que permiten eliminar los restos de la comida que se encuentra en los espacios que hay entre las diferentes piezas dentales.

 

-OMIDENTAL

Cuidados de Implantes

Razones por las que los implantes dentales son la mejor opción para restaurar las piezas perdidas

Los tratamientos más tradicionales pasan por la colocación de prótesis removibles o puentes. Sin embargo, los implantes dentales ofrecen infinidad de ventajas

.

 

Ventajas de los implantes dentales

 

1. Integración completa
Los implantes no son los dientes naturales, pero se parecen mucho. Se comportan, se ven y se sienten como si lo fueran.
El implante se fusiona con el hueso, consiguiendo asi una gran estabilidad. Y la corona imita a la perfección al diente tanto en forma, tamaño y color como en dureza, de modo que su funcionalidad y su apariencia es la misma que tenía la pieza perdida.

2. Protegen al resto de la boca
En este sentido, los implantes dentales ofrecen un triple beneficio. Por un lado, evitan la desaparición de hueso. Cuando falta una pieza, la ausencia de estimulación en la zona hace que el cuerpo deje de regenerar y de reconstruir el tejido óseo, esto implica afectación no solo funcional, también estética, ya que la pérdida de hueso hace que los labios se retraigan.
Por otro lado, los implantes evitan que el resto de las piezas se muevan para ocupar el hueco generado. De esa forma, se mantendrán en su lugar, evitando así malposiciones que, a la larga, generan infinidad de problemas: desgaste prematuro de piezas, tensión mandibular, etc.
Y, en tercer lugar, los implantes no dañan al resto de los dientes, como sí lo hacen los puentes, ya que es necesario tallar piezas sanas para su sujeción.

3. Son duraderos
Los implantes dentales están fabricados en materiales especialmente resistentes. Siguiendo las pautas que dé el implantólogo, llevando una correcta higiene dental y acudiendo a las revisiones periódicas imprescindibles se mantendrán en perfecto estado durante muchos años.
Además, no será necesario ningún retoque, aunque se pierda alguna otra pieza dental. No ocurre así en las prótesis removibles, en las que el deterioro de alguno de los dientes que sirva de sujeción puede obligar a rectificar o incluso sustituir el aparato.

4. Son seguros
Las técnicas en implantología dental han avanzado muchísimo en los últimos años, de modo que la posibilidad de rechazos o problemas en implantes dentales es mínima si se acude a un buen especialista y se siguen las recomendaciones que indique. La tasa de éxito de los implantes se acerca mucho al 100%.

 5. Soluciones a medida del paciente.

Los avances médicos y tecnológicos, así como el uso de nuevos materiales permiten, en la actualidad, que las técnicas para implantes dentales sean muy poco invasivas y no generen apenas molestias tras su colocación.

 

 

  • OMI DENTAL
Consejos

¿Sabías que tener los dientes alineados te ayuda a tener una boca sana además de mejorar tu imagen? 😁

Los tratamientos ortodóncicos ayudan a desplazar los dientes que están torcidos y los que no encajan bien entre sí, proporcionando una sonrisa de aspecto agradable y dientes con mayores posibilidades de durar toda la vida.

 

 

 

Cuando los dientes no están alineados son más difíciles de limpiar, por lo que también tienen mayor riesgo de sufrir caries y enfermedad periodontal.

 

Si los dientes no encajan bien, sufren más desgastes y van haciéndose cada vez más pequeños y más frágiles.

 

¿Y cuando es mejor empezar el tratamiento de ortodoncia?

El mayor beneficio se obtiene si el tratamiento se inicia cuando estamos en plena etapa de crecimiento, pero puede realizarse también en cualquier momento de la edad adulta.

 

 

¿Y cómo funciona?

Los aparatos de ortodoncia aplican una presión suave sobre los dientes y los huesos, y poco a poco consiguen dejarlos en su mejor posición.

 

¿Y que tipos de aparatos hay?

Antes los brackets, que es un aparato fijo era el tratamiento más frecuente. Sin embargo, con los grandes avances, la ortodoncia invisible, como Invisalign, van ganando terreno.

 

¿Y qué es mejor usas brackets o Invisalign?

 

La principal diferencia entre el tratamiento Invisalign y el de brackets tradicionales es que el primero ofrece mayor confort y bienestar durante el tratamiento, por l a posibilidad de retirar las férulas en momentos concretos, como para comer y limpiarlas. También porque es prácticamente imperceptible y proporciona mejor estética dental.

 

Si te ha quedado alguna duda, puedes pedir una cita sin compromiso para que podamos estudiar la mejor solución para ti.

☎️ 966386898
📲 601326888

Estamos en c/Navas 33 – entro. Izq. – 03001 Alicante.📍

 

 

 

 

Consejos

Medidas preventivas para terminar con la sensibilidad dental

Hoy desde Omidental te acercamos algunas de las principales claves para terminar con la sensibilidad dental que puede llegar a afectar tu calidad de vida y que son reconocidas por las principales profesionales de la odontología.

En la actualidad se han podido identificar muchas enfermedades que pueden presentarse en la boca, trayendo graves y desagradables efectos. La sensibilidad dental, es sin dudas una de las que más afecta a personas de todas las edades, manifestándose a través de “puntadas” o molestias generalizadas que son muy incómodas.

En algún momento todos hemos sufrido de ello y es un problema que deriva de la retracción de las encías y del desgaste del esmalte de nuestros dientes. Afortunadamente existen tratamientos para contrarrestar esta desagradable molestia de manera profesional y de la mano de un especialista.

Pero, ¿Sabes en qué consiste la sensibilidad dental? 

Hoy en día una de las principales molestias que las personas pueden presentar en sus dientes es sin duda alguna la sensibilidad dental, reportada en una gran parte de los pacientes que se acercan a Omidental. Esta se puede manifestar al consumir algún alimento o bebida que esté fría o caliente en igual intensidad.

Se produce principalmente debido a la pérdida de la capa que rodea los nervios de nuestros dientes, producto del desgaste del esmalte que lo rodea. Este puede ir colocándose más delgado con el paso del tiempo, lo que genera obviamente una menor protección al nervio y la exposición natural a los cambios térmicos.

Entre las principales causas de la sensibilidad dental están las siguientes: retracción de las encías que es cuando nos cepillamos de una manera inadecuada o por la edad del paciente, consumo de bebidas ácidas que con el paso del tiempo van erosionando el esmalte, haciendo que cada vez el nervio del diente esté menos protegido.

Otra de las causas es el rechinamiento de los dientes, el cual puede desencadenar en sensibilidad dental no sólo en uno, sino en todos los dientes. El cepillado de manera incorrecta, enfermedades en las encías y dientes quebrados, pueden ser otras de las causas.

Para contrarrestar los desagradables efectos de la sensibilidad dental, lo primero que debemos hacer es identificar que lo provoca, recordando que siempre los especialistas podrán diagnosticar de manera rápida y certera sus orígenes.

De igual manera, existen otras recomendaciones para evitar o tratar la sensibilidad dental, tales como: el uso de un cepillo dental que tenga cerdas suaves, cepillarse correctamente, evitando así la retracción de las encías, así como la abrasión del esmalte dental con pastas dentales muy agresivas.

Utiliza cremas dentales especiales para tratar la sensibilidad, o simplemente acércate a Omidental y te contamos que tratamientos son los adecuados para reforzar el recubrimiento dental y terminar con la sensibilidad.

 

 

Consejos

Gingivitis: ¿Qué es? ¿Cuándo aparece? ¿Qué cuidados hay que tener?

En el presente artículo, desmenuzaremos todo básico que necesitáis conocer sobre la gingivitis, sus orígenes y sus causas.

La gingivitis es una enfermedad que afecta a la salud dental en general, sin embargo, compromete directamente a las encías y a la fijación de las piezas dentales.

Cuando aparece y comienza a desarrollarse aqueja específicamente a los tejidos que hacen de sostén de los dientes. Es una afección odontológica sufrida mayoritariamente por la población adulta.

Durante esta primera etapa de la enfermedad, observamos que la encía sangra, hay un enrojecimiento permanente, se observa abultada y molesta al cepillarla.

En esta etapa el hueso de la mandíbula aún no se encuentra afectado, solo el tejido superficial de la encía.

Entre los mayores inconvenientes que provoca, es la detección tardía, ya que avanza silenciosamente sin que la gente repare en ella, debido a que, en sus incipientes comienzos, no es dolorosa y puede llegar a no ser detectada.

Desde Omidental, trataremos de develar cuáles son sus alcances y cómo actuar si la padeces, y adicionalmente te compartimos algunas pautas de cómo tratarla adecuadamente.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis se define como una inflamación patológica y superficial de las encías, sin que esta produzca pérdida del soporte óseo. Algunos de sus síntomas con los que cursa la enfermedad son hinchazón, cambio de color a rojizo de la encía, el sangrado cuando os cepilláis, usáis hilo dental o mordéis duro algún alimento o fruta.

Cualesquiera de estas señales deben ser causales de la consulta inmediata con el odontólogo. Cuanto antes se la ataque, se podrán evitar males mayores y la pérdida de piezas dentales.

¿En qué casos se desarrolla la gingivitis?

Mayormente algunos malos hábitos en la higiene bucal diaria, como no cepillarse, no usar hilo dental o no enjuagarse abundantemente, pueden desarrollar gingivitis.

Sin embargo, esta enfermedad también tiene otros orígenes identificados.

-Ciertas infecciones y enfermedades SISTÉMICAS

-Mala higiene dental

-Cambios hormonales que aumentan la sensibilidad de las encías.

-Diabetes no controlada

-Los dientes mal alineados, los bordes ásperos de las obturaciones y la aparatología oral mal colocada.

-El uso de ciertos medicamentos

-Estrés

-Tabaquismo

-Obesidad

 ¿Qué cuidados hay que tener?

Para su cuidado es necesario tomarse muy en cuenta, y ser muy meticuloso en la higiene diaria. Sin embargo, es muy importante ponerse en las manos de profesionales periódicamente para una limpieza profesional.

Ten en cuenta que la eliminación el sarro y de la placa bacteriana, será la forma de detener la gingivitis.

No obstante, deberás tener en cuenta que la higiene diaria correcta y sistemática, reduce mucho la propensión a agravar esta afección odontológica.

En Omidental contamos con el mejor equipo que te dará las pautas para que puedas tener un mantenimiento adecuado.

En pocas palabras, debéis crear las condiciones adecuadas para que podáis mantener la enfermedad controlada en un futuro. Ya que, si actuáis rápidamente, podrás evitar que tu gingivitis avance irreparablemente.

Si necesitas ayuda, no lo dudes y ponte en nuestras manos. ¡Te ayudaremos en Clínica Omidental!

Cuidados de Implantes

EL TABAQUISMO, ENEMIGO DE LOS IMPLANTES

EL TABAQUISMO, ENEMIGO DE LOS IMPLANTES

El tabaco es por todos sabido un riesgo para nuestra salud en general de las personas. No sólo por el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o respiratorias entre otras,  sino también por la probabilidad de poder padecer cáncer como entre las más graves. Es por ello que el tabaquismo es también el enemigo de los implantes, atentando contra nuestra salud bucodental.

En nuestra boca la influencia del tabaco tampoco aporta beneficios. La nicotina puede dañar la mucosa o afectar a la glándula salivares, está  más que comprobado que los fumadores acumulan más placa y sarro.

El enemigo de tus implantes no podemos negar que es el tabaco, empezando porque la nicotina produce una alteración de los tejidos blandos además de una disminución en el riego haciendo que la cicatrización sea más lenta con lo que aumenta el riesgo de infección.

Un implante a grandes rasgos es una tornillo en el  hueso de la mandíbula. La osteointegración, este proceso es el más  importante porque de ello depende el éxito del proceso, ya que es cuando se integra el implante al hueso. Se debe llevar una correctísima higiene bucal y evitar las infecciones.

Los fumadores en el proceso osteointegración, tienen más posibilidades de complicaciones, ya no sólo porque la nicotina haga más lento el proceso de cicatrización, sino también por la proliferación bacteriana. No se nos puede olvidar que los efectos en la boca del tabaco no son buenos, desde mayor predisposición a padecer en enfermedades  en las encías por la mayor acumulación de placa hasta cosas más graves, con lo que todo suma.

El mejor consejo y el primero si vas a someterte a un proceso de implantología es:

  • Dejar de fumar, pero si no es posible reduce el consumo al mínimo durante la primera semana tras la operación.
  • Una vez al día utilizar hilo dental y lenguaje bucal.
  • No pierdas ninguna visita de revisión para garantizar que todo va bien
  • Baja el consumo de azúcares.
  • No dejes de consultar con tu especialista ante cualquier duda.o irregularidad.

Omidental como especilistas en implantología, te aporta los mejores consejos para que el procedimeinto que te hayas realizado sea siempre un éxito completo.

Ponte en manos de los mejores especialistas para que puedas recuperar tu salud bucodental.

 

¡Encantados de Atenderte!